lunes, 4 de diciembre de 2017

EL EGO, EL ÉXITO Y LA NAVIDAD



Hay muchas definiciones de ego. Yo lo veo como esa fuerza que te arrastra, que te aprisiona, que te condena a que te afecten las opiniones de los demás y te convierte en una marioneta, buscando una palabra, éxito, una que, igual que otros muchos símbolos que utiliza eso que llaman ser humano no sabes lo que significa, pues el verdadero éxito es vivir en armonía con el momento presente, eso que llaman ahora. Si bien el poder y los bienes materiales dan comodidad, es bien sabido que no compran la felicidad. La gracia de vivir es ser dichoso, sin preocupaciones, libre de ansiedad, depresión, complejos, vacío existencial. Pero el ego para sentirse menos inseguro y acomplejado necesita dominar, hacer daño, aprovecharse de otros. Y con esto los mismos conceptos que no conducen a la felicidad se perpetúan minuto a minuto hasta convertirse en milenios de cadenas de amarguras con las que cargamos, sin darnos cuenta, convencidos de que son nuestras ideas, conceptos que amamos y por los que estamos dispuestos a pelear o incluso morir. Algunos advierten, nadie hace caso, otra vez llegará navidad, compraremos luces, arbolitos y haremos nacimientos con el sacrificio del trabajo honesto de todo un año, y creeremos que nos hace feliz, largas filas, felpa barata, juguetes insulsos, sonrisas pintadas, tan pintadas como las paredes que disimulan la frustración de once meses largos. Un año que termina, otro que comienza, los mismos errores, una vida desperdiciada, y cuando todo termina un sin sentido se apodera de todo, y tras una larga vida la aceptación de lo inevitable se ausenta sin ningún brillo. La única razón por la que estoy escribiendo de todo esto es porque me lo estoy diciendo a mí, pues me urge convertirme en el cambio que deseo para el mundo y conocer así el verdadero éxito.

jueves, 23 de noviembre de 2017

¡En Colombia vas a gozar! (Petit Futé 2018)



Anoche fui invitado a la presentación de Le Petit Futé Colombia 2018, en donde periodistas e invitados fuimos recibidos con aperitivos y deliciosos cocteles de jengibre o maracuyá, en la terraza de Alkimico en el centro amurallado, con un ambiente agradable y tropical, que saca provecho al clima cálido nocturno de la ciudad de Cartagena de Indias. Desde 1992 Le Petit Futé publica sus guías de viajes con la fuerza de contenidos altamente confiables, de un autor apasionado por algún país ajeno a Francia, que en esta oportunidad es Nicolas Lhullier.






Con esta guía todos podrán descubrir a la Colombia loca, hospitalaria, rebosante de alegría y calidez,  nacida del mestizaje indígena, europeo y africano, convertida en un país lleno de contrastes, entre los océanos Atlántico y Pacífico, sus tres cordilleras andinas, llanos, desiertos, vibrantes ciudades, selvas exuberantes, cafetales montañosos, ríos caudalosos y demás, de una Colombia  que concentra todos los ecosistemas, pisos térmicos y climas de Suramérica, siendo el segundo país más biodiverso del mundo, para muchos el destino más hermosos de América Latina, ante una humanidad que ya no puede resistirse a Colombia, ni a su mosaico de ritmos, calidez humana, espiritualidad, tradiciones y modernidad, porque Colombia va mucho más allá de malas políticas o personas subversivas que tanto daño han hecho a la imagen del país. ¡Colombia un país para gozar! 






martes, 21 de noviembre de 2017

Las palabras



Las palabras te manipulan. Las palabras mienten. Las palabras te humillan. Las palabras te engañan. Las palabras duelen, las palabras te hieren. Las palabras envician. Las palabras distraen, las palabras te entretienen. Las palabras separan. Las palabras te enseñan, pero también te embrutecen. Las palabras te enfrentan. En su nombre se mata, se da más importancia a unos garabatos o sonidos sin sentido que a lo verdaderamente real. Las palabras tienen doble sentido. Entre palabras nadie se entiende, aunque puedan pensar que sí. Entre palabras es imposible escapar de la dualidad. Primero le dices a alguien un cumplido, después un agravio. A las palabras se les da demasiada importancia, se les otorga poderes. Cuando no se trata de lo que piensas, sino de lo que sientes cuando lo piensas. Las palabras son infantiles, pero también soeces o demasiado vulgares. Con unas cuantas palabras se puede manchar una reputación, así provengan del invento de una mente perversa o de la desquiciada imaginación. Las palabras se copian, ya no son originales. Con palabras destruyes y con las mismas te aniquilas. Las palabras te confunden, también pueden ayudarte. Las palabras son malas, aunque también pueden ser buenas. La mayor parte de las palabras están muertas, si bien pueden ayudar a resucitar. Las palabras te enojan, las palabras pueden enfermarte. Las palabras te señalan el camino en la dirección correcta o equivocada. ¿Las palabras pueden salvarte?: prefiero no responder con palabras, o tal vez sí debería hacerlo. Sí las palabras pueden salvarte, como también condenarte; depende si atiendes a las correctas o prestas atención a las equivocadas. Las palabras sobran, están de más, otras veces son necesarias, te ofrecen consuelo. Las palabras las odio, pero también las quiero. Solo con palabras me hago un lío. Solo con palabras me río. Y solo con palabras puedo decirte, que mires hacia adentro, sientas la vida que hay en tu cuerpo. Observa tu mundo desde su interior. No juzgues y olvídate de las palabras, por lo menos un instante. Olvida el pensamiento, así sea por un momento, y quizá ya no necesitarás más de ellas, porque lo que tenía que ser dicho, ya ha sido dicho entre unas cuantas palabras.  

lunes, 30 de octubre de 2017

Revolución Espiritual



Lo que ya se inventó no se necesita volver a crear. Para señalar el camino no es necesario reinventarlo, solo necesito apropiarme de la verdad. Cuando en verdad amas a alguien no pretendes cambiarle nada, porque el verdadero amor es aceptación. No hay excusas, no te engañes. Somos puro amor, solo es cuestión de darse cuenta. Cuando vives para amar te olvidas de las necedades. 

Nos han convertido en animales domesticados. El dormir en este sueño se ha vuelto una pesadilla, una constante, repleta de miedo permanente. Despierta, encuentra tu luz, libérate, abandona tus prisiones, vive sin miedo, salvaje. Estamos domesticados, domados, es hora de libertarnos. Si no cumplimos con sus falsas leyes surge la inseguridad. Se necesita fuerza, renunciar a una culpa injusta. Con frecuencia soy el juez y la víctima, por eso nace el autocastigo. Con memoria de elefante nos laceramos por los mismos errores. Arriesgarse a vivir da más miedo que morir. Las máscaras se usan para ocultar que no somos lo que pretendemos ser. Si no te amas a ti mismo no podemos amar a los demás. Nadie te maltrata tanto como tú mismo. La imagen de una perfección inalcanzable es uno de los grandes enemigos. 

Para vivir con alegría hay que renunciar a los acuerdos que surgen del miedo. Si cuidas tus palabras y pensamientos, se dice que abandonarás el infierno y encontrarás el cielo en la tierra. Las palabras liberan o encadenan. No supongas nada, mejor pregunta, cuestiona, no pienses que sabes o que entiendes. No te tomes nada personal o quedarás atrapado en el averno. Nada gira en torno a ti, excepto tú mismo. Lo inteligente es volverse inmune al veneno que arrojan los demás. No hay nada que demostrar. La manera de ver el mundo de los demás no tiene nada que ver contigo. Eres una excusa que me enfada, un maestro que tiene mucho que enseñarme. De dónde proviene la voz que escucho en mi mente, porque la mayoría de las veces no viene de mí. Muchas de las programaciones de la mente se contradicen entre ellas. Los demás se mienten a sí mismo, por tanto no pueden decirte la verdad. Y solo si comprendo o interiorizo todo esto dejaré de ser mi peor enemigo, y para eso necesito hacer mi mayor esfuerzo; y solo entonces nace el alquimista. El objetivo de un guerrero espiritual es trascender o dejar de ser parte de un falso mundo. 


martes, 26 de septiembre de 2017

MURIÓ LOUISE L. HAY



El pasado treinta de agosto falleció la escritora Louise L Hay, una pionera de los libros de autoayuda y gran ejemplo de vida, ya que fue una persona que supo surgir entre situaciones muy adversas, como una flor que nace en medio del barro. Cuando alguien así se va, se siente una gran ausencia. Una energía que se escapa a lugares más sublimes o fastuosos. Dice una expresión popular que la vida son tres días, que se sienten medio largos o medio cortos, todo es relativo. La muerte es parte de la vida y no aceptarla es no aceptar la vida misma, y en últimas no aceptar la vida es perderse la experiencia de existir. La muerte se ha convertido en un tabú más, quizá por eso existen muchos prejuicios contras las enfermedades, incluso contra el sexo ya que de alguna manera también es una especie de muerte, pues por un instante desapareces, te olvidas de ti, igual que en el amor verdadero, ese que no das o recibes por interés, miedo o seguridad. Decía un antiguo sabio que por eso la gente ya no quiere enamorarse, pues la sociedad se ha vuelto más egocéntrica y perderse así mismo se ha vuelto inaceptable. Cuando lo realmente inaceptable es vivir una vida llena de falacias y costumbres superficiales en las que nadie es natural y por ende todo se vuelve falso. Como ya a la gente no le gusta leer, ni si quiera subtítulos en el cine como en los tiempos de antes, considero pertinente entonces no extenderme más y terminar estas líneas, que son mi pequeño homenaje personal para esta gran mujer, con un tajante punto final.


sábado, 8 de julio de 2017

Cartagena de Indias quedó «Inmóvil» durante viernes en la noche



El calendario marcó 7 de julio de 2017 en un viernes caluroso donde se empezaba a ocultar el sol. Una noche de bohemia me incitaba sin razón alguna. Mi cuerpo se movía casi por ósmosis. Mis pasos, a menudo despistados y alocados, me llevaron al Teatro Adolfo Mejía, mejor conocido por los habitantes de esta ciudad como Teatro Heredia. El aporte para poder entrar era de quince o veinte mil pesos. Cada uno se da su propia importancia pensé: cinco mil pesos no debería ser una gran diferencia para la mayoría de la gente que tiene la intención de asistir a un espectáculo. No tenía ni idea de lo que se iba a presentar en ese lugar. Después de media hora de retraso finalmente nos dejaron entrar al recinto. Cuando comenzó la función mi mente no podía aceptar lo que estaba observando, todo se trataba de una pieza de ballet, afortunadamente, para mí, de un tipo no clásico.

Lo primero que sentí es que era un arte que llenaba de gozo al que lo dirigía o interpretaba, mas no así al espectador. Pero a medida que lo iba presenciando me dejaba seducir por una obra violenta en la que algunos indígenas eran masacrados por un conquistador ambicioso y perverso. Una historia que comienza, termina y vuelve a empezar para repetirse perennemente siempre con el mismo final. Y yo inocente o medio tonto que no pierdo la esperanza de que algún día Moctezuma le gane la contienda a Hernán Cortés, y Technotitlán en México recupere su beldad y esplendor. Aunque a estas alturas del partido me conformaría con que la ignorancia no le gane a la razón y en Colombia no se repita la historia de Venezuela, por culpa de los amantes de un sistema más miserable, que después de que votan ni siquiera aceptan su responsabilidad. Pero mejor de momento me olvido de la desgarradora política y regreso al incomprendido arte.  


En el sentimiento trágico de In/Móvil, título de la obra que estaba presenciando, la iluminación terminó siendo tan protagonista como la dirección, la coreografía, la musicalización y el grupo de jóvenes bailarines con dotes histriónicos. Los muchachos eran todos muy talentosos y llenos de pasión por lo que hacían, en un lugar que parecía no estar preparado para la cultura, por lo que el teatro contaba en su mayoría con la presencia de amigos y y familiares que ovacionaron de pie, y donde igualmente se encontraba una señora, que no sabía qué hacía ahí, a la que llamaré Juana Ana, para cubrir su identidad, y que por mismas razones no se presentará fotografía alguna de la que durmió durante prácticamente todo el show, sin importar la música estridente que predominaba en aquella puesta en escena. Al terminar la señora cumplió con el que creyó su deber de espectadora, y aplaudió con el mismo frenesí de la mayoría de los presentes.

"In/Móvil, Sentimiento trágico", creación de la compañía Periferia, contó para su estreno con la participación en total de 10 bailarines, que responden a los nombres de: Gina Collazos, Yainer Ariza, Juan, Leyder Chico, Frey Gonzales, Eduardo Puello, Jeison Ortega, Raynara Sanches, Cinthya Ruiz Y Mónica Laguna; la dirección técnica de Luis Cáceres, la dirección general de Lobadys Pérez y la música de los compositores: David Lang, Goem, Philip Weley, Pan Sonic y el cantautor latinoamericano Muerdo, en una puesta en escena de gran formato construida durante el último año. 




EL EGO, EL ÉXITO Y LA NAVIDAD

Hay muchas definiciones de ego. Yo lo veo como esa fuerza que te arrastra, que te aprisiona, que te condena a que te afecten las opin...