martes, 15 de abril de 2014

MIRDAD HABLA SOBRE LOS POLÍTICOS


EL LIBRO DE MIRDAD

Dad a los ciegos un poco de autoridad y arracarán los ojos a todos cuantos puedan ver, incluso a aquéllos que trabajan duramente para devolverles la vista. Permitid al esclavo que haga su voluntad un solo día, y transformará el mundo en un mundo de esclavos. Y los primeros a quienes flagelará y encadenará será a aquéllos que se afanan intensamente por liberarle. Toda autoridad de este mundo, cualquiera que sea su origen, es falsa. Por esta razón, ella atiza las espuelas, blande la espada y cabalga en sus corceles con ostentosa pompa y brillantes ceremonias, para que nadie pueda percibir la falsedad que hay en su corazón. Y su tambaleante trono está apoyado en cañones y lanzas. Su alma repleta de vanidad está adornada con amuletos que inspiran miedo y emblemas de nigromancia, para que los ojos de los curiosos no descubran su ruin miseria. Esta autoridad, además de ser ciega, es maldición para el hombre que ansia ejercerla, pues pretende mantenerse a toda costa, aunque sea al pavoroso precio de la destrucción del propio hombre, de los que aceptan su autoridad y de los que se oponen a ella. Debido al ansia de poder, los hombres están constantemente inquietos. Los que tienen el poder luchan siempre para mantenerlo. Los que no lo tienen, luchan sin cesar para quitárselo de las manos a los que lo ejercen.

Mikhail-Naimy




domingo, 13 de abril de 2014

EL LIBRO DE MIRDAD


 ¿No os elegí porque oí vuestros anhelos? Pero desgraciados serán aquéllos que giran en las órbitas del tiempo y tratan de obtener en ellas su libertad y su paz. Apenas sonríen por su nacimiento, cuando ya lloran por su muerte. Apenas están llenos cuando ya están vacíos. Apenas han atrapado la paloma de la paz, cuando ella se transforma en sus manos en buitre de guerra. Cuanto más piensan que saben, menos en verdad conocen. Cuanto más avanzan, en verdad más retroceden. Cuanto más alto suben, más profundo caen.

Mikhail-Naimy

Cartagena de Indias quedó «Inmóvil» durante viernes en la noche

El calendario marcó 7 de julio de 2017 en un viernes caluroso donde se empezaba a ocultar el sol. Una noche de bohemia me incitaba sin ...